niña observando mapa
Niños

Consejos para viajar con niños

Durante este verano más de uno habréis tenido que viajar con la familia. Y os habréis dado cuenta de que no tiene nada que ver el viajar solos o con adultos que hacerlo con niños. Por eso en este post quiero daros unos sencillos consejos para viajar con niños que a buen seguro te ayudarán en tu próxima escapada familiar.

Recuerdo la primera vez que viajé, recién estrenada como madre con mi pequeña, que por entonces contaba con apenas tres meses. Más que irme para un fin de semana, parecía que me estaba mudando. Entonces entendí el aquel del concepto “coche familiar” ¡Nuestro vehículo parecía que iba a explotar!

Como en todas las cosas de la vida, cuando viajas con niños es muy difícil encontrar el equilibrio. Normalmente, o te quedas corto, o te pasas tres pueblos y te llevas media casa. Os contamos cuáles son nuestros esenciales si te vas de viaje.

¿Qué es lo que tenemos que llevar cuando nos vamos de viaje con un bebé?

Para el automóvil y bien a mano

  • Una serie de juguetes para poderlos entretener durante en el viaje, sus preferidos, algún libro o si son más mayorcitos, canciones y vídeos para poderles poner mientras estamos en la carretera.
  • Lo necesario para poder hacer un cambio de pañales de urgencia en mitad de la autopista. ¡No cometáis el error de novatos de meterlo en el maletero entre mil y un cacharros como hice yo!.
  • Alguna cosita para darles de comer y que se entretengan un poco, tipo galletas sin gluten, aspitos o similares, siempre y cuando nuestro pediatra nos haya dado vía libre.
  • Agua si ya tienen edad para tomarla.
  • Y por supuesto, y lo más fundamental si viajamos en coche, un dispositivo de retención (capazo o silla para el automóvil) adecuado a su edad y a su peso.

Para su comodidad en el destino

  • Algo para transportar al bebé: su carrito, una sillita de segunda edad, que siempre abultan menos o algo para portearlo.
  • Si el lugar donde vamos no os proporciona un lugar donde pueda dormir el bebé, pensad cómo vais a hacerlo. ¿Dormirá en una cuna de viaje ? ¿Dormirá con vosotros en la cama? Una cosa que yo utilicé mucho cuando eran bebés fue una cuna nido, porque era algo que apenas ocupaba espacio y lo mismo lo podías poner en la cama de los papis o en una superficie adecuada.
  • Las cosas necesarias para darle de comer. En el caso de niños amamantados en exclusiva este es un capítulo que acaba rápido, no necesitaréis nada, pero para niños alimentados con biberón o a los que ya se ha introducido la alimentación complementaria es más complejo. Uno o dos biberones (no hace falta más) ,leche , cereales … Si vais a estar muchos días podéis pensar en llevaros algún robot de cocina para prepararles su comida casera, pero si es para poco, sinceramente, yo tiraría de potitos que son muy socorridos. Para los viajes son muy útiles las muestras de papillas y de leche que os pueden dar en la farmacia o las que os envían las diferentes casas. No abultan nada y son muy útiles para estas cosas.

Las cositas del bebé

  • Viene bien tener una maleta o bolsa sólo para el bebé. Cuando son pequeños no es estrictamente necesario, podemos llevar sus cosas si tenemos problemas de espacio en nuestra propia maleta, pero conforme se hacen mayores les suele gustar.
  • Ropa. Cuando se trata de adultos es más fácil controlar y no pasarse. Pero los niños siempre cumplen la Ley de Murphy y seguro que se las apañarán para manchar cuatro conjuntos en un día aunque en casa sean habitualmente bastante limpios. Así que no hace falta que os llevéis vuestro armario completo, pero sí meted más ropa de la que meteríais para vosotros. ¡O aseguraos que hay una lavadora bien a mano!
  • Pañales. Llevad la cantidad justa. Vivimos en un sitio donde conseguir pañales es fácil, así que si todo se conjura en vuestra contra y hacéis corto siempre podréis comprar de urgencia. Acordaos de las toallitas y de la crema del pañal.
  • Lo necesario para su higiene. Crema hidratante, gel y poco más. Si tenéis muestras también puede ser un buen momento para utilizarlas.
  • Un neceser con antitérmicos, un termómetro y un poco de suero fisiológico
  • Si son muy pequeños, un “sacamocos”.

¿Todo listo? Pues ahora sólo queda disfrutar de estos días de vacaciones. ¡Pasadlo bien!

También puede gustarte...