doctora con mujer embarazada
El Parto

El apoyo y acompañamiento durante el parto

El parto puede ser una experiencia preciosa, pero es cierto que a todas las mujeres les asusta un poco este momento cuando se paran a pensarlo y el apoyo y acompañamento durante el embarazo resultan vitales para que la experiencia sea mucho más llevadera.

A lo largo de la historia, eran las mujeres de la familia de la embarazada las que la acompañaban y la asistían en el parto, pero esto cambió durante el siglo pasado.

Por mucho que yo sea totalmente partidaria del parto hospitalario y que me parezca la alternativa más segura y mejor para la madre y su hijo, es indudable que, al ingresar a una mujer, se le separa de su familia y recibirá cuidados de un personal muy cualificado, pero que puede resultarle extraño, lo que puede hacer que se sienta más vulnerable, perdida y asustada.

El ambiente debe ser cómodo y agradable

Es por esto que debemos intentar hacer que el ambiente hospitalario cumpla unas condiciones que hagan que la embarazada se sienta cómoda. El objetivo debe ser conseguir evitar esos sentimientos de los que hablábamos antes. Así, es imprescindible garantizar la intimidad, un buen nivel de información, el respeto a las decisiones de la madre y un entorno agradable. Pero de todas las medidas que debemos cumplir la más importante de todas es quizás el acompañamiento por una persona de tu elección.¹

En las maternidades antiguas no era habitual que los padres entrasen al parto. Su sitio parecía estar recorriendo arriba y abajo la sala de espera repartiendo puros e informando de lo que la matrona les iba contando.  Poco a poco fueron surgiendo voces que expresaban preocupación por la deshumanización de la experiencia del parto y que solicitaban que se volviese al acompañamiento y apoyo continuos de la mujer durante el mismo.

Estar acompañada aumenta el bienestar y mejora los resultados

Hoy sabemos que el que estés acompañada por tu pareja o un familiar o amigo de tu elección es un factor importantísimo para aumentar el bienestar y que incluso mejora los resultados del parto.

Varios estudios han demostrado que las mujeres que reciben este tipo de ayuda y apoyo emocional tienen una mayor probabilidad de tener un parto normal, disminuye la necesidad de analgesia y es más probable que estén satisfechas con la atención recibida y la evolución del parto.

El acompañante como un factor más en el parto

Por eso, también es recomendable que la persona que va a acompañarte conozca la evolución de tu embarazo, te ayude con la preparación al parto y tenga en cuenta que el apoyo emocional incluye el escucharte, tranquilizarte y consolarte si lo necesitas.²

Es por todo esto que debemos garantizar que estés acompañada siempre que se pueda. Aunque es indudable que hay situaciones urgentes o técnicamente más difíciles donde los profesionales necesitan estar plenamente concentrados en ti y en las que tal vez no sea apropiado que tu acompañante esté presente (por ejemplo, es muy difícil atender una hemorragia y a un padre asustado o mareado), en todas las demás es importante que puedan estar contigo para que te sientas apoyada, asistida y cómoda.

El parto (si transcurre sin problemas) puede ser una experiencia maravillosa y única en la vida. Por eso, y aunque estés muy bien acompañada, es imprescindible que estéis cómodos con la persona que lo va a asistir. Pregunta tus dudas a tu matrona, habla con ella y no tengas miedo. Estamos aquí para ayudarte.

Referencias

    1. Acompañamiento en el parto. Facultad de Psicología. Universidad de La República. Uruguay.

    2. Beneficios del acompañamiento a la mujer por parte de su pareja durante el embarazo, el parto y el puerperio en relación con el vínculo paternofilial. Federación de Asociaciones de Matronas de España.

También puede gustarte...