mujer embarazada haciendo ejercicio sujetando su pierna
Cuidados

Varices en el embarazo

Las varices, son dilataciones venosas  debidas a una insuficiencia venosa. Hay un mal funcionamiento de las válvulas de este sistema, y se produce un aumento de la presión de la sangre en las piernas.

El embarazo es el factor de riesgo más importante para desarrollar insuficiencia venosa crónica, seguido por el sedentarismo y los antecedentes familiares. A continuación te explicamos que son las varices en el embarazo, cúales son sus síntomas y como se deben prevenir y tratar.

¿Qué son las varices?

Durante el embarazo se producen multitud de cambios fisiológicos, aumenta el volumen que circula por las venas. Si a eso añadimos que  el útero gestante comprime los vasos de la pelvis, y que los cambios hormonales hacen que los vasos sean más distensibles, tenemos una gran dificultad para el retorno venoso.¹

Esta situación es peor en verano, ya que el calor produce aún más dilatación. A medida  que avanza el embarazo, las varices pueden aumentar de tamaño por crecimiento del feto y mayor compresión de los vasos pélvicos. Es típica la aparición de varices en la vulva de la mujer embarazada, que suelen desaparecer al mes del parto.

¿Cúales son sus síntomas?

Los síntomas de insuficiencia venosa son cansancio, pesadez, calambres, hinchazón, varículas (pequeñas venitas dilatadas)  y varices. Los signos de alarma que os deben hacer buscar atención médica son: calor, dolor y enrojecimiento de una variz, hinchazón y dolor intenso y súbito de una pantorrilla.

¿Cómo prevenir y tratar las varices en el embarazo?

  • Usando medias elásticas de compresión, que hay que ponerse nada más levantarse. Las de compresión fuerte son las más eficaces. Existen pantis premamá que se adaptan al abdomen de la mujer embarazada. Y si no, hay medias con blonda hasta el muslo con una banda de silicona para que se sujeten solas. Los calcetines de compresión son peores.
  • Evitando estar muchas horas de pie sin moverse.
  • Elevando las piernas siempre que sea posible.
  • No usando fajas que compriman el abdomen.
  • No usando zapatos con más de 4 cm de tacón.
  • Combatiendo el sobrepeso.
  • Evitando el estreñimiento.
  • No levantando pesos excesivos.
  • Caminando diariamente.

En caso de que esto no sea suficiente, existe medicación que puede ayudar y es seguro durante el embarazo. No dudes en preguntar a tu tocólogo.

Referencias

  1. Las complicaciones varicosas en el embarazo. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología.

También puede gustarte...