mujer embarazada haciéndose preguntas
Cuidados

¿Qué es la placenta?

Probablemente hayas oído hablar de ‘placenta previa’, de ‘insuficiencia placentaria’ o de que si fumas el humo del cigarrillo llega al bebé ‘a través de la placenta’, pero, ¿sabes exactamente que es la placenta? ¿cómo se origina? ¿qué funciones cumple?

Si no lo sabes qué es la placenta, a continuación trataremos de explicártelo de la forma más sencilla.

¿Qué es la placenta?

La placenta es un órgano redondo, y plano, que se adhiere firmemente a la pared de la matriz.

Junto con el líquido amniótico sustenta, provee oxigeno, nutrientes y anticuerpos al bebé, elimina sus desechos y por otro lado produce los cambios hormonales necesarios para que tu cuerpo pueda mantener el embarazo y  después del parto amamantar a tu hijo.

¿Cómo se origina la placenta?

Se origina a partir del momento en que el óvulo fecundado llega al útero, que para entonces ya se llama blastocito, y se implanta en él. En ese momento las células de uno de sus extremos forman las vellosidades coriónicas que se introducen como dedos en la mucosa uterina, a partir de estas se desarrolla la placenta.

En la cuarta semana de gestación se distingue claramente el embrión , rodeado por la cavidad amniótica y unido a la placenta por el cordón umbilical.

¿Qué funciones cumple?

La placenta permite que el bebé reciba los nutrientes que necesita, así lo que ingieres (o inhalas como el humo del tabaco), le llega por medio del cordón umbilical que une al bebé con la placenta.

El cordón umbilical está formado por tres vasos sanguíneos entrelazados, dos que llevan la sangre del bebé a la placenta para que ésta la limpie y el otro que trae la sangre oxigenada y los nutrientes.

Estos vasos sanguíneos se extienden y cubren toda la superficie de la placenta, lo que permite que entren contacto con la sangre materna, que circula en otros vasos sanguíneos en la matriz, para tomar de ella los nutrientes y el oxigeno necesario, y eliminar los desechos.

¿Cómo elimina los desechos?

Intercambia anhídrido carbónico de la sangre del bebé por el oxígeno de la madre. Filtra la urea de la sangre del bebé y que la eliminará por medio de sus riñones. Toma componentes de la sangre materna, como el hierro y los transfiere al sistema circulatorio del bebé.

¿Qué aporta al feto?

Hacia el fin del primer trimestre la placenta produce todas las hormonas necesarias para sustentar el embarazo, algunas de ellas son:

  • Estrógenos, que aseguran la salud de los órganos reproductivos y estimulan el crecimiento de los conductos por los que fluirá la leche materna hacia el pezón.
  • Progesterona, sostiene el embarazo, relaja los músculos lisos, ligamentos y las articulaciones, preparando el cuerpo para el parto, y prepara los senos para la lactancia, estimulando el crecimiento de las glándulas mamarias.
  • Lactógeno placentario humano, que asegura la producción de leche materna y produce la secreción de calostro, que será el primer alimento del bebé, durante tres días  hasta que empieces a producir leche.

La placenta también protege al bebé de infecciones, pero recuerda que aun cuando es un filtro protector para tu hijo, si consumes drogas, alcohol o tabaco, una parte de estas sustancias llegarán al bebé poniendo en serio riesgo su vida, además de dañar la placenta impidiendo su normal funcionamiento.

La placenta previa (la placenta está adherida en la parte inferior de la pared uterina), por ejemplo, es un problema común en mamás fumadoras, y puede ser una complicación seria en el parto.

Otra alteración que puede afectar el normal funcionamiento de la placenta es la hipertensión (presión alta), por ello es muy importante que realices los controles médicos mensuales según tu doctor te indique. El riesgo de la preeclampsia es que al disminuir el flujo sanguíneo a la placenta (insuficiencia placentaria), el bebé no recibe los nutrientes, y el oxigeno necesarios, lo que puede ocasionar retraso en el desarrollo y en casos graves (eclampsia) poner en riesgo la vida de ambos.

El saco amniótico o bolsa de agua

Dos membranas, el amnios y el corion, forman la bolsa de agua, llena con el líquido amniótico.

Este líquido, que se renueva constantemente, cumple varias funciones, todas ellas vitales para el desarrollo del bebé:

  • Provee una temperatura constante.
  • Asegura el espacio necesario para que el bebé crezca, ya que presiona continuamente hacia fuera.
  • Puesto que el bebé flota en este líquido, le resulta fácil moverse, patea y dar vueltas sobre sí mismo, ejercicios básicos para fortalecer sus músculos.
  • Hacia el fin del primer trimestre el bebé empieza a inhalar y exhalar, al inspirar el líquido amniótico ayuda a la formación de las bolsas pulmonares.
  • Sirve para amortiguar cualquier golpe accidental que sufras en el útero, protegiendo al bebé.
  • Suministra algunos nutrientes y recibe los desechos del bebé. El líquido que el bebé succiona pasa a sus intestinos, de allí a su circulación y por el cordón umbilical a la placenta, donde se pasa a la circulación materna que recibe y elimina los desechos. Alrededor del cuarto mes, comienzan a funcionar los riñones del bebé y eliminan sus desechos por la orina.

Al tiempo del parto, el saco amniótico se rompe pero su líquido todavía protege al bebé creando una especie de cuña que permite la salida de la cabeza, haciendo que las contracciones presionen de manera pareja su cuerpo, a la vez que ayuda a la dilatación del cuello uterino.

Puesto que todavía está cubierto por el líquido amniótico, el bebé no nace cubierto de sangre, sino relativamente limpio.

Unos minutos después del parto, se expulsa la placenta, el medico se asegurará de que no queden residuos en el útero, que podrían dar origen a hemorragias o infecciones.

Como verás, la placenta es un órgano vital en el desarrollo de tu hijo, esperamos que al conocer más acerca de su origen y funciones, puedas cuidar mejor tu salud general mientras esperas al bebé. En cualquier caso y como siempre te indicamos, este artículo es meramente informativo, ante cualquier duda consulta a tu médico.

También puede gustarte...