mujer maquillándose
Cuidados

Maquillaje para cubrir machas de melasma

En esta ocasión os vamos a hablar sobre el maquillaje para cubrir manchas de melasma. Durante el embarazo, los cambios en la pigmentación de la piel son muy frecuentes. Los melanocitos (las células que producen melanina en la capa basal de la epidermis) son los responsables del incremento de la pigmentación y son las hormonas propias del embarazo las que estimulan a estos melanocitos produciendo más pigmento de lo normal.

Uno de los problemas estéticos más frecuente es el melasma, cloasma o “paño del embarazo” que consiste en una hiperpigmentación que se extiende habitualmente por el centro del rostro pómulos y frente y labio superior.

¿Cómo se eliminan las manchas del rostro?

Generalmente el melasma desaparece después del parto y se hace sólo visible con la exposición solar pero en ocasiones puede ser recurrente. Para eliminar este tipo de manchas están indicados distintos tratamientos despigmentantes pero como éstos no se deben usar durante el embarazo os voy a dar unos trucos para disimularlas con maquillaje.

¿Cómo disimular las manchas del rostro con maquillaje?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que este tipo de manchas tienen un pigmento de color amarronado.
Pese a que habitualmente veáis que muchos maquilladores cubren primero las manchas con correctores y luego dan maquillaje, yo prefiero hacerlo al revés.

Mi opción favorita es dar una fina capa de Face&Body de MAC en el mismo tono de la piel que no esté pigmentada, para ello nos fijaremos en el tono de la unión de cuello y mandíbula porque esta zona suele estar libre de hiperpigmentación. Podéis usar una BB cream o cualquier otra base que os guste pero que sea ligera porque realmente sólo queremos disimular las manchas y sólo daremos cobertura en las zonas indispensables.

Seleccionar el corrector adecuado

Una vez realizado este paso, es importante que seleccionemos bien el corrector que vamos a emplear para cubrir las manchas. Este corrector debe ser de un color rosado-asalmonado para que pueda neutralizar el pigmento oscuro de la mancha. No debemos utilizar un corrector color piel porque, salvo que sea un producto que aporte una cobertura absolutamente total (tipo máscara), éste aportará un color agrisado a la mancha en lugar de neutralizarla.

Hay muchos correctores de estos tonos en el mercado, desde los de Bobbi Brown de la gama Bisque y Peach a algunos más baratos como el de tono salmón de Kryolan o los que os muestro de Ben Nye (Highlight Wheel SK-2). Todo depende de nuestro tipo de piel. Si tenéis la piel seca, os recomiendo los de Bobbi Brown, los Radiant Creamy Concealer de NARS (tono Honey), el Pro Longwear Concealer de MAC de la gama NW y para pieles muy claras y manchas no excesivamente oscuras el Airbrush Concealer de Clinique en el tono 01.

Evidentemente, estos correctores aportan una cobertura media-alta y siempre van a resecar la piel un poco. Si aún la cobertura no es suficiente, una vez dada la primera capita de corrector, yo aplico un polvo translúcido para sellarlo suavemente sin arrastrar y aplico otra capita encima hasta cubrir la mancha totalmente. La piel (y que no nos engañe nadie) se va a ver maquillada, pero podemos conseguir que no se vean las manchas.

Como la piel se va a ver cubierta en la zona de las manchas, me gusta usar entonces para las mejillas un colorete e iluminador en crema que aplico con los dedos a toquecitos muy suavemente para no arrastrar las correcciones.
Para los labios, puesto que es muy frecuente la mancha sobre el labio superior, optaría por usar un producto ligero (bálsamo con color, gloss o el mismo colorete en crema) porque así os aseguráis que al comer o beber no se va a mover tanto el producto y estropear la corrección que hayáis hecho.

También puede gustarte...