mujer embarazada con el padre del niño marcando semanas de embarazo
Cuidados

El factor Rh en el embarazo

Sabemos que el factor Rh en el embarazo suscita muchas dudas, sobre todo en las mamás primerizas, y es que puede que alguna vez hayas visto cuál es tu grupo sanguíneo y no entiendas muy bien qué significa o que te hayan explicado que por ser “negativo” te tienen que poner una vacuna durante el embarazo y no sepas por qué. Vamos a intentar explicarlo de la manera más sencilla posible.

La sangre lleva muchas células, principalmente glóbulos rojos,  que pueden tener o no ciertas proteínas formando parte de la membrana que los recubre, lo que hace que sean diferentes. En función de estas diferencias distinguiremos entre sangres de grupo A, B, 0, o AB.

Otra de estas proteínas de membrana es el antígeno D, también llamado factor Rh, y en función de que aparezca o no la persona será Rh positivo o negativo.

Grupo sanguíneo y factor Rh

Ahora ya sabes qué significa ser Rh negativo, pero, ¿qué consecuencias puede tener?

Las proteínas de membrana son las que utilizan las células de defensa de nuestro cuerpo para identificar algo como una amenaza externa. Reconocen las que no tenemos como extrañas y generan anticuerpos contra ellas.

Así, la primera vez que el cuerpo contacta con unas proteínas extrañas, producirá anticuerpos en su contra y la segunda vez estos se “activarán” y actuarán contra la célula que lleva esas proteínas. A veces, como ocurre con las alergias, nuestro cuerpo reconoce como amenazas cosas que no lo son, y esto es lo que pasa con las mamás de grupo Rh negativo si su feto es positivo.

Si no hacemos nada, y una mujer Rh negativo (es decir, sin proteína D) está embarazada y su feto es positivo, sus células de defensa reconocen las células del bebé como extrañas y generan anticuerpos contra ellas.

En un primer embarazo puede que no pase nada. Pero en otro embarazo en que el feto sea Rh positivo, los anticuerpos se activan, atraviesan la placenta y atacan los glóbulos rojos de su hijo provocándole una anemia grave que puede acabar en una insuficiencia cardiaca, derrames generalizados e incluso la muerte fetal.¹

Por eso, lo principal es evitar que la mamá negativa se inmunice – es decir, que aparezcan anticuerpos anti D. Esto se consigue gracias a la “vacuna” del Rh (que técnicamente se llama Inmunoglobulina anti-D).

Vacuna del Rh negativo en el embarazo

La vacuna debe ponerse en todas las mujeres que tengan Rh negativo y no tengan ya anticuerpos, debiendo administrase en aquellos momentos en que pueden pasar glóbulos rojos fetales a sangre materna y “activar” el sistema inmune (después de un aborto, de la realización de técnicas invasivas como la amniocentesis o la biopsia corial, en la semana 28 y después del parto si se confirma que el recién nacido en Rh positivo).

Si eres Rh negativo y no estás inmunizada, tranquila, la vacuna funciona muy bien y en la gran mayoría de los casos conseguimos evitar que aparezcan anticuerpos. Pero como ves, es muy importante ponerla en todos los momentos que decíamos antes por la gravedad que puede tener el no hacerlo.

En el caso en que la madre ya esté inmunizada, es decir, que ya tenga anticuerpos anti-D, no tiene sentido administrar la vacuna, y el embarazo será de alto riesgo (mayor o menor en función de la cantidad de anticuerpos presentes en sangre materna) y será muy importante vigilar muy de cerca al feto, especialmente los signos de anemia fetal. Este tema es bastante difícil, pero espero que os haya servido. Como siempre, preguntad al ginecólogo todas las dudas que tengáis.

Referencias

  1. Incompatibilidad Rh en el embarazo. Revista de Posgrado de la Vía Cátedra de Medicina. N° 195 – Octubre 2009 .

También puede gustarte...