madre con hijo recién nacido en brazos
Bebés

¿Cómo duermen los bebés?

Una de las preguntas que mas frecuentemente le hacen a los padres primerizos es: ¿podéis dormir?, ¿duerme de noche?, y los flamantes papás con los ojos enrojecidos por la falta de sueño suelen responder: muy poco, casi nada…

Pero, ¿es así?. ¿Cuándo?, ¿cuánto?, ¿dónde?, ¿cómo duermen los bebés?. A continuación te damos las pautas sobre el sueño de tu bebé y te aconsejamos para que en la medida de lo posible la situación sea más llevadera.

¿Cuándo debe dormir?

Obviamente, lo deseable es que el bebé duerma toda la noche. Pero no es así, si bien dormirá prácticamente durante dos terceras partes del día, no necesariamente lo hará toda la noche. Le llevará meses formarse una rutina o patrón de sueño, y en la mayoría de los casos no duermen sin interrupciones de noche hasta el primer año de vida.

Consejos para que el bebé duerma por la noche

Los pediatras coinciden en que no es correcto, (y nosotros agregamos: ni amoroso) dejarlo llorar, no se puede pretender que el recién nacido se ajuste a horarios estrictos.

Un bebé sano duerme mucho y solo lo despierta alguna molestia, gases, frío, hambre, algún dolorcito o echar de menos a su mamá, todas razones válidas que requieren atención. Durante los primeros meses de vida el bebé se alimenta a demanda, es decir cuando tiene hambre, de modo que amamantarlo cada vez que lo requiera no es malcriarlo.

Dejarlo llorar un par de noches ‘para que aprenda’ a dormir toda la noche, es algo totalmente contraproducente. Es cierto que después de mucho llorar el cansancio lo vencerá y es probable que se quede dormido, pero su sueño será inquieto.

Por otro lado, si no deja de llorar y finalmente te decides a levantarlo para darle de comer, estará tan cansado que apenas succione un poco de leche se dormirá, pero por poco tiempo pues no quedó satisfecho. Si el bebé se queja, trata de calmarlo palmeándolo sin levantarlo de la cuna si no vuelve a dormir puede ser que tenga hambre.

Trata de acomodar todo para no necesitar encender la luz, mantener la habitación lo mas oscura posible mientras come ayudará a que vuelva a dormir más rápido. Si bien es aconsejable cambiarle los pañales después de alimentarlo, evita hacerlo por la noche, para que no se despabile demasiado. Tampoco es bueno jugar con él durante la noche, después de comer es mejor ponerlo de nuevo en su cuna y acunarlo hasta que se vuelva a dormir.

¿Cuánto debe dormir?

Básicamente, la respuesta es: tanto como necesite. Hay bebés que duermen muchas horas seguidas, otros son mas inquietos o tienen molestias y se despiertan de inmediato, pero se calcula que como promedio los bebés duermen 16 o 18 horas al día. Por lo general, solo se despiertan cuando tienen hambre y una vez satisfechos y limpios se vuelven a dormir.

Por supuesto, en principio no tiene un patrón regular de sueño, y tal vez por la noche se despierte con mas frecuencia. Esto es lo que hace que muchas mamás crean que su bebé no duerme tanto, pero en realidad quien no duerme mucho es la mamá.

No es bueno despertar al bebé para que las visitas lo vean con los ojos abiertos o para que conozca a un familiar. La única razón para despertarlo es que hayan pasado más de tres horas o cuatro horas desde la última vez que ha comido, entonces sí, con mucha suavidad hay que despertarlo y darle de mamar.

Los bebés amamantados, suelen dormir menos horas de manera continuada, por que la leche materna se digiere con mas facilidad y tienen hambre más seguido, pero la mamá tiene la ventaja de que no necesita levantarse de la cama o interrumpir lo que está haciendo para preparar el un biberón.

¿Dónde debe dormir?

Aunque es innegable que el bebé debe tener su propio espacio, en lo posible su propia habitación, los primeros 120 días de vida su moisés o cunita, debe estar lo mas cerca posible de su mamá, porque estos primeros cuatro meses de vida se consideran los de mayor riesgo.

Pero además de ser mas seguro, es más practico. Te bastará con extender la mano para palmear su espalda si se queja, y no necesitaras levantarte para pasarlo a tu lado y amamantarlo o para volver a acostarlo cuando termine de mamar.

¿Cómo debe dormir?

Contrario a lo que muchas abuelas y mamás creen, la posición más segura para el recién nacido es boca arriba, especialmente los primeros meses cuando no puede acomodarse por sí solo. Dormir boca abajo aumenta el riesgo de “síndrome de muerte súbita”.

Otras medidas de seguridad son: no ponerle almohada, ni peluches en la cunita, que podrían caer sobre su cara, impidiéndole respirar.

Cuando la temperatura lo permita es mejor evitar, por las mismas razones, taparlo con sabanas o mantas, lo mejor es colocarle ropa abrigada, un osito, escarpines, etc. Si consideras necesario usar una manta, asegúrala al colchón para que no se deslice hacia arriba tapando su cabecita accidentalmente.

En cualquier caso y ante cualquier duda relacionada con el sueño del bebé lo mejor que puedes hacer es consultar al pediatra, el mejor que nadie sabrá aconsejarte la opción más adecuada para tu hijo.

También puede gustarte...