bebé en bañera
Bebés

Cómo bañar a un bebé

Una de las cosas que hace más ilusión y da miedo a partes iguales es pensar en el primer baño de tu bebé. ¡Es una idea a la que todos le damos vueltas cuando estamos esperando a un pequeñín!

¿Cómo será? ¿No le haré daño? ¿Se me caerá? Pues bien ¡miedos fuera! Todavía no conozco a ningún padre que haya “desgraciado “ a su hijo haciéndolo, así que es mucho más fácil de lo que pensamos. Si todo el mundo puede, seguro que vosotros también. A continuación te enseñamos como bañar a tú bebé recién nacido.

Bañar a un bebé recién nacido

El baño es uno de los momentos más mágicos del día. No se trata sólo de la higiene del bebé, sino de un rato compartido y que tiene que ser divertido y relajante para ambos, madre / padre y el niño. Por eso, la respuesta a la pregunta ¿cuándo se tiene que bañar al bebé? es fácil: cuando lo vayáis a disfrutar. Todos.

En general, a casi todos los bebés el baño les suele relajar bastante. Pensad que se han pasado 9 meses en un entorno acuático y sobre todo cuando acaban de darle la bienvenida al mundo es algo muy reciente en su memoria. Así que para casi todos es una experiencia muy tranquilizadora. Es por esto que la mayoría de los padres prefiere hacerlo cuando llega la noche y se va acercando el momento de dormir. Podemos darle un baño, relajarle, justo después darle un masajito, ponerle el pijama, darle la última toma y acostarle.

Pero esto no es una ciencia exacta: a la mayoría de los peques les resulta placentero, pero no a todos. Si es vuestro caso, no debéis obsesionaros. Si veis que a vuestro peque le baño le pone, como se dice coloquialmente, “como a una moto”, podéis perfectamente trasladar la hora del baño a otro momento del día más acorde con su estado de ánimo. ¡Hay que ser flexible!

Otra de las preguntas más habituales es cómo bañar a un bebé. Os vamos a dar unas sencillas pautas para hacerlo y que veáis que parece mucho más difícil de lo que realmente es.

Primer baño del bebé

  • Haz que el entorno sea lo más agradable posible: a nadie le gusta pasar frío cuando va a darse un baño ¿no? Calienta la habitación, y si tienes música a mano tranquila puedes ponerla para crear ambiente.
  • Llena la bañera con agua calentita: La temperatura adecuada son unos 34-37º aproximadamente. No lo compruebes nunca con la mano: puedes utilizar un termómetro para bañera o si ya eres más experimentado puedes sumergir el codo y comprobar que no está ni muy fría ni demasiado caliente.
  • Tenlo todo a mano: Una vez que cojas a tu bebé no vas a tener manos disponibles, así que es importante que previamente hayas colocado cerca todo lo que vayas a necesitar. ¿Lo tienes todo? Necesitarás una toalla, gel de baño , la crema hidratante, una esponja suavecita y un poquito de colonia para que huela mejor aún. De momento cuando son recién nacidos ¡sólo eso!
  • Sumerge al bebé: Coge al bebé con el brazo izquierdo (o el derecho si eres zurdo) de manera que apoye su cabecita en el arco que forma al doblarse y mételo con cuidado en el agua ayudándote de la otra mano. ¡Bien! Ahora con una esponja suavecita con la mano que te queda libre échale agua despacito con la esponja. No es necesario que todos los días utilices gel porque puede resecarles la piel.
  • Un baño rápido: El baño no debe superar los 5-10 minutos a lo sumo

¡Y ya está! Sólo queda sacarlo, secarlo con una toalla, darle un poquito de crema hidratante y cubrirlo de besos ¡¡¡Esa parte es la más fundamental de todas!!!. No obstante si tienes cualquier duda sobre como bañar a tu bebé, lo mejor que puedes hacer como siempre es recurrir a tu pediatra.

También puede gustarte...